Manejo farmacológico de las dislipidemias en la prevención de las enfermedades cardiovasculares

Carlos Calvo Monfil

Resumen


Diversos estudios clínicos han demostrado que las estatinas reducen significativamente la morbilidad y mortalidad cardiovascular en pacientes con y sin enfermedad coronaria. Las estatinas son las drogas de primera elección para el tratamiento de la hipercolesterolemia. Estas drogas inhiben la enzima limitante de la síntesis de colesterol en el hígado (3-hidroxi-3-metil-glutaril coenzima A reductasa) aumentando así la expresión del receptor de LDL en el hígado y disminuyendo las concentraciones de LDL circulante. Los estudios clínicos publicados recientemente muestran que la terapia con fibratos en pacientes con enfermedad coronaria reduce el riesgo de un nuevo evento coronario. Los fibratos son los fármacos de primera elección en el manejo de la hipertrigliceridemia y son también capaces de aumentar sustancialmente los niveles de HDL. Se ha evidenciado que los fibratos actúan modulando la transcripción de diferentes genes involucrados en el metabolismo de lipoproteínas. Los fibratos activan factores de transcripción, conocidos como receptores activados por proliferadores de peroxisomas expresión de lipoprotein lipasa y disminución en la expresión de apolipoproteina (apo) CIII en el hígado. Además, la capacidad de elevar los niveles de HDL parece ser mediada al menos en parte por inducción de la transcripción de los genes de la apoA-I y apoA-II.

Palabras clave


Dislipidemia; Agentes hipolipemiantes; Factores de transcripción

Texto completo:

PDF


Copyright (c)